Heldis:Mujeres

De Wiki Asqueados
Saltar a navegación, buscar
Romance de Shinlia
Índice FAQ Contacto
Copyright

Cuando Mulan salió al encuentro de sus compañeros de batalla,
quedaron perplejos y atónitos,
habiendo viajado juntos doce años o así,
no sabían que Mulan fuera una mujer.
El conejo mueve sus patas peludas al correr,
los ojos de la coneja se emborronan con mechones de pelo,
cuando corren juntos por el campo,
¿Quién puede distinguir uno de otro?

~ Balada de Mulan

La sociedad en Shinlia tiene reservado un papel poco predominante a sus mujeres. No quiere decir que no tengan una importancia insustituible, y ejercen su labor educando a los hijos, cuidando del hogar e incluso influyendo en la política aconsejando influyendo en sus maridos. De hecho, la esposa es considerada una pata tan importante como el marido en el matrimonio, y los hombres shinlios suelen tener en gran estima a sus cónyuges. Durante la Gran Guerra, las mujeres fueron fundamentales para mantener la cultura shinlia. Pero todo esto está relegado de la visibilidad y las mujeres no se pueden dedicar a labores públicas ni a otros oficios.

Esto ha sido así siempre y en la mayor medida sigue siendo así, pero las cosas empiezan a cambiar poco a poco.

Durante la Gran Guerra las mujeres de muchos lugares se vieron obligadas a asumir tareas que antes sólo realizaban varones, debido a la falta de estos (ver artículo). Es quizás por estas circunstancias por lo que muchas mujeres shinlias, todavía una minoría, han decidido tener una vida más allá de la intimidad del hogar que la tradición tiene reservada para ellas. Mujeres que han conseguido alzarse como líderes de comunidades de campesinos, mujeres sabias y eruditas, incluso mujeres aventureras. Para sorpresa de muchos, las artes marciales han resultado una actividad muy motivante para muchas mujeres shinlias, y más de una ha sumido en la humillación (dados los prejuicios que imperan) a una buena cantidad de luchadores bien entrenados.

Desgraciadamente, la tradición machista pesa mucho todavía, tanto en hombres como en mujeres. No sólo suelen ser subestimadas o ninguneadas cuando ejercen oficios "masculinos". Muchas veces sus maridos son ridiculizados, por lo que estos ponen resistencia a las actividades de sus emprendedoras mujeres.

El rechazo social es mucho más fuerte en el caso de mujeres que se dediquen a las artes marciales, a la guerra (aunque de éstas sí hay muy pocas) o a las aventuras en general. Éstas son conocidas como mujeres armadas, independientemente de si usan armas o no. Este término es bastante despectivo, ya que a muchos la idea de una mujer empuñando una espada les resulta tan risible (o más) como un mono con pantalones.

Las mujeres armadas lo tienen especialmente difícil a la hora de establecer una familia. La sociedad shinlia es bastante permisiva con los amoríos juveniles, pero tener una esposa guerrera es considerado humillante. El marido recibiría burlas, y lo cierto es que él mismo se sentiría inseguro.

Las mujeres "normales" no son más amables con estas las que no cononcen su sitio, según consideran. Algunas veces se atreven a burlarse, y casi nunca confían en ellas ni establecen relaciones como harían con otras mujeres.

Pero generalmente el mayor enemigo de una mujer shinlia liberada, está dentro de ella misma. La tradición se encuentra inscrita a fuego en todos desde la infancia, y ni siquiera ellas pueden estar a salvo de los mismos prejuicios que les perjudican. Conforme van madurando, las dudas crecen, y el impulso de formar una familia también. Conviene considerar que la familia es considerado el deber más importante de todo hombre y mujer en Shinlia, por lo que los solteros no están bien vistos y muchas veces se consideran a sí mismos como fracasados.

Por esta razón muchas de las mujeres que en su juventud se dedican a estas cosas, más adelante abandonan esa vida y se casan. Menos son las que deciden continuar y se quedan solteras, y muy pocas las que consiguen encontrar un hombre dispuesto a rebelarse él también contra los prejuicios (y en muchas ocasiones tienen que abandonar la vida guerrera, al menos parcialmente, al convertirse en madres).


PJs mujeres

Los jugadores que decidan llevar mujeres han de ser conscientes de lo difíciles (socialmente) que les resultan a éstas ciertas actividades.

El DJ debe hacer notables los obstáculos que les pone la sociedad, aunque debe tener cuidado para evitar que se convierta en una experiencia desagradable para el jugador o jugadora. Debería tener cuidado en no ser demasiado pesado, en no humillar constantemente al PJ y especialmente en no permitir que el sexo del PJ le haga perder protagonismo (por ejemplo, si a la PJ no se le permite participar en un torneo, el DJ debería buscar alguna trama especial para ella).

Como contrapartida a los problemas que encontrará, puede ser emocionante para el jugador ser una de las pioneras que abre camino y se enfrenta a los problemas de la sociedad. Bien llevado, puede ser un tema muy interesante.

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas